semillas del futuro

Educación Espírita Infancia, Juventud y Familia C.E. León Denis

Vida en Familia

familia dibujoLos hijos no son copias exactas de los padres, que apenas producen el cuerpo, gracias a los mecanismos del atavismo biológico. La herencia y las semejanzas físicas son consecuencia de los gametos, no en tanto, el carácter, la inteligencia y el sentimiento proceden del Espíritu que se corporifica por la reencarnación, sin la mayor dependencia de los vínculos genéticos con los progenitores.

Atados por compromisos anteriores, retornan, al hogar, no solamente aquellos seres a quien se ama, sino a aquellos otros a quien se debe o que están con deuda… Cobradores empedernidos surgen en la forma fisiológica, reduciendo con el deudor, sirviéndose del proceso superior de las Leyes de Dios para el reajuste de cuentas, en el cual, no pocas veces, se complican las situaciones, por indisposiciones de los consortes…

Reaparecen los adversarios como miembros de la familia para recibir amor, no en tanto, en la batalla de las afinidades padecen campañas de persecución inconscientes, experimentando la pesada carga de antipatía y animadversión. La familia es, antes de todo, un laboratorio de experiencias reparadoras, en la cual la felicidad y el dolor se alternan, programando la paz futura.

Tampoco es grupo de bendición, ni en la de la desdicha. Antes es la escuela de aprendizaje y redención futura. Hermanos que se aman, o se detestan, padres que se disputan en el proscenio doméstico, genitores que destacan unos hijos el detrimento de los otros, los hijo que agreden o amparan a los padres, son Espíritus en proceso de evolución, retornando al palco de la vida física para la puesta en escena de la pieza en la que fracasaron, en el pasado.

La vida es incesante, y la familia carnal son experiencias transitorias en programación que objetiva la familia universal. Bendice, pues, con paciencia y perdón, el hijo ingrato y condenado. Comprende con ternura al genitor atormentado que no te corresponde las aspiraciones. Disculpa al esposo irresponsable o compañera liviana, perseverando a su lado, aun mismo que el ser a quien te vinculaste quiera irse adelante.

No se aferre a amarres de odio o resentimiento. Irá más allá, si, prosigue, sin embargo, fiel, en el puesto, y amando… No te creas responsable directo en la provocación que te abate ente el hijo limitado, física o mentalmente. Tu y el estáis comprometidos ante los códigos Divinos por el pretérito espiritual. Tu cuerpo le ofreció los elementos con que se presenta, sin embargo, fue el, el ser espiritual, quien modelo el ropaje con el cual comparece para el compromiso libertador.

Ante el hijito deficiente no te inculpes. Amalo más y complementa las limitaciones con tus recursos, llenando los vacios que el experimenta. Sus carencias son bendecidos mecanismos de crecimiento eterno. Haz por él, hoy, lo que ayer descuidaste. La vida en familia es oportunidad que no debe ser descuidada o malbaratada. Con mucha propiedad e irrefutable sabiduría, Jesús afirmó, al doctor de la Ley: Nadie entrará en el reino de los cielos, si no naciera de nuevo…” Y la Doctrina Espirita establece con seguridad: “Nacer, morir, renacer aun y progresar siempre – es la ley. Fuera de la Caridad no hay salvación.”

Joanna de Angelis

Médium: Divaldo Pereira Franco
Extraído del libro “SOS Familia”

Deja un comentario »

“Encuentro en familia”

Estimados amigos,

El próximo viernes 30 de noviembre, a las 18:00h, tendrá lugar en nuestro centro la última de las charlas de este trimestre de nuestro “Encuentro en familia”

En esta ocasión los temas presentados son:  Educación familiar- La misión del hogar- Deberes de los padres- Relación entre padres e hijos- Los hijos problema- Sobre protección de los padres hacia los hijos- Disciplina y libertad- El papel de cada persona en el conjunto familiar

La charla será impartida por Elaine Lettieri, educadora infantil.

Próximamente, también os ofreceremos información sobre el Seminario programado para el sábado 15 de Diciembre y de las actividades preparadas para los más pequeños.

Os esperamos a todos,

Deja un comentario »

El verdadero Hogar

El mundo de aquella madre se había derrumbado con el divorcio. Heredó muchas cuentas atrasadas, incluyendo los préstamos de la casa y el plan de salud.
 
Su empleo de media jornada generaba una renta muy pequeña y pocos beneficios.
 
Sin ningún apoyo financiero, perdió la casa.
 
Para no quedarse al relente, con mucho sacrificio consiguió alquilar un tráiler que estaba aparcado en un recinto local, para ella y su hijo de cinco años.
 
Aquello era sólo un poco mejor que vivir en su pequeño coche, pero ella deseaba, de corazón, poder proporcionar algo más a su niño.
 
Cierta noche, después de jugar un poco con un juego de tablero y leer algunas historias, la madre mandó a su hijo a jugar al lado de fuera hasta la hora de ir dormir.
 
Mientras el crio se distraía, ella sufría mirando el talonario.
 
De repente, oyó voces y dio un vistazo por la ventana. Allí estaba el gerente del aparcamiento hablando con su hijo:
 
– Eh, chico, ¿No te gustaría tener un hogar de verdad?
 
La madre se quedó tensa, paró la respiración y fue más cerca de la ventana para oír la respuesta.
 
Una emoción muy fuerte se apoderó de aquel corazón de madre, tan sufrido y tan dedicado, cuando oyó la respuesta de su hijo:
 
– Pero si nosotros ya tenemos un hogar de verdad. Sólo que no tenemos, por el momento, una casa donde colocarlo.
 
En su inocencia infantil, aquel pequeño de apenas cinco años de edad, ya sabía lo que es un verdadero hogar.
 
Existen tantas construcciones lujosas, tantos castillos inmensos, que sirven tan solo para proteger a sus habitantes de las intemperies, pero que no se prestan a ofrecer el calor del afecto de un hogar acogedor.
 
El espacio físico puede ser amplio, pero si no hay los lazos del amor, no será un hogar de verdad.
 
Una casa es fácil de construir, pero también es fácil de desmoronar, basta una fuerte tempestad, un terremoto, un maremoto, u otro fenómeno equivalente.
 
Pero la construcción de un hogar requiere una inversión diferente. Es necesaria mucha atención, renuncia, entendimiento, perdón, ternura, afecto, compañerismo y confianza.
 
Un hogar así jamás será destruido, porque sus cimientos son invisibles y resistentes incluso a las más amenazadoras catástrofes.
 
Dentro de esos hogares, difícilmente tendrá acceso el vicio. Pero si por acaso penetra furtivamente, será vencido por el diálogo sobrio que forma parte de esa construcción.
 
Las luchas pueden ser difíciles, pero la unión basada en el amor vencerá siempre porque sus estructuras son inamovibles.
 
Cuantas familias viven bajo el mismo techo y no se conocen…
 
Cuantos familiares se aíslan en las grandes habitaciones, cargando solitos sus dramas sin compartir con nadie, pues son extraños viviendo en la misma casa.
 
Pero si hay un hogar verdadero, pueden faltar recursos financieros o incluso lo necesario, pero los lazos del afecto estarán siempre bien apretados, dando sustentación y esperanza para aquellos que en él viven.
 
…………………………
 
El hogar es un templo donde podemos cultivar y mantener los más puros afectos y los más sagrados lazos de amor.
 
Por ello, hagamos de nuestro hogar un santuario donde se pueda aspirar el aroma de la felicidad y disfrutar el néctar de la paz.

Bibliografía: www.momentodereflexão.com.br

Traducción: Johnny M Moix

Deja un comentario »

Oración del niño amigo

Ayúdame ahora para que te ayude después.

No me relegues al olvido, ni me condenes a la ignorancia y a la crueldad.

Vengo al encuentro de tu aspiración, de tu convivencia, de tu obra. En tu compañía estoy en la condición de la arcilla en las manos del alfarero.

Hoy, soy siembra, fragilidad, promesa… Mañana, pues, seré tu propia realización.

Corrígeme, con amor, cuando la sombra del error me envuelva el camino, para que la confianza no me abandone.

Protégeme contra el mal. Enséñame a descubrir el bien. No me apartes de Dios y ayúdame a conservar el amor y el respeto que debo a las personas, a los animales y a las cosas que nos rodean.

No me niegues tu buena voluntad, tu cariño y tu paciencia. Tengo tanta necesidad de tu corazón como la plantita tierna precisa del agua para prosperar y vivir.

Dame tu bondad y te daré cooperación.

De ti depende que yo sea peor o mejor mañana.

Espíritu Emmanuel

Médium Francisco Cândido Xavier

1 Comentario »

Nuestras aulas en pdf

Queridos amigos,

Os informamos que, a partir de ahora,  nuestras aulas, así como el material para educadores, estarán disponibles en castellano, portugués, francés e inglés, para todos vosotros allá donde os encontréis.

Un abrazo de todo el equipo de “SEMILLAS DEL FUTURO” del CELD

 

Deja un comentario »

La Educación

Es a través de la educación que el Espiritismo desarrolla su más valioso programa de asistencia educativa al hombre.

La escuela de letras continua informando e instruyendo a fin de que la Ciencia se fortalezca en el seno de las colectividades. Entretanto, es la educación religiosa la que viene estimulando la moral incorrupta de modo que pueda liberar a la criatura despierta y vigilante junto a los imperativos de la vida.

Uniendo sabiduría y amor alcanzaremos equilibrio en nuestra actividad educativa.

¡Edúquese al hombre y tendremos una Tierra verdaderamente transformada y feliz!

Contemplamos, así con optimismo y júbilo, al Movimiento Espírita explayándose, cada vez más, en las aspiraciones, de la evangelización, procurando, con gran empeño, alcanzar el corazón humano en medio del torbellino de la desenfrenada carrera del siglo… ¡Tan significativa siembra en la dirección del porvenir!

Maestros y educadores, preceptores y padres colaboran, al lado unos de otros, en medio de las esperanzas del Cristo, dinamizando esfuerzos a favor de niños y jóvenes, en la más noble intención de acercarlos al Maestro y Señor, Jesús.

Urge que así sea, porque el tiempo más propicio para la absorción de las nuevas ideas, que más favorece la tarea educativa del hombre, es su período de infancia y juventud. Sin duda que la madurez exhibe una inestimable suma de las experiencias adquiridas, aunque tantas veces amargue el sinsabor de las incrustaciones perniciosas absorbidas a lo largo del camino.

¡Es, pues, el Amor convocando servidores del Evangelio para la obra educativa de la Humanidad!

¡Benditos los lidiadores de la orientación espírita, entregándose afanosos y de buena voluntad al plantío de la buena simiente!

Pero para un desempeño más gratificante, que procuren estudiar y estudiar, forjando siempre luces a las propias convicciones.

Que se armen de coraje y decisión, paciencia y optimismo, esperanza y fe, para ayudarse recíprocamente, en el saludable intercambio de experiencias, encajándose con entusiasmo creciente en los caminos de Jesús.

Que jamás se descuiden del perfeccionamiento pedagógico, ampliando, siempre que sea posible, sus aptitudes didácticas para que no se pierdan  simientes prosperas ante el suelo propicio, por la inadecuación de métodos y técnicas de enseñanza, por la ignorancia de contenidos, por la ineficacia de una planificación inoportuna e inadecuada. Todo trabajo rinde más en manos realmente habilitadas.

Que no se estacionen en las experiencias alcanzadas, sino que aspiren siempre a más, buscando libros, renovando investigaciones, permutando ideas, activándose en entrenamientos, movilizando cursos, promoviendo encuentros, realizando seminarios, en esta dinámica admirable como permanente de los que se dedican a los benditos impositivos de instruir y de educar.

Es bueno que se diga, el educador  consciente de si mismo jamás cree estar listo, acabado, sin nada más que aprender, rehacer, conocer… Al contrario, avanza con el tiempo, ve siempre peldaños arriba para subir, en la infinita escalera de la experiencia y del conocimiento.

Mientras, no menos importante es la concientización de los padres espíritas ante la educación moral de sus hijos, como servicial auxiliador en la misión educativa de la familia.

Que experimenten vivenciar cuando sea necesaria la condición de evangelizadores, así como se recomienda a los educadores posicionarse siempre en aquella condición de padres bondadosos y pacientes junto a la gleba de sus realizaciones.

Que los padres envíen a sus hijos a las escuelas de evangelización, interesándose por el aprendizaje evangélico de la prole, indagando, dialogando, motivando, acompañando…                  

Por otro lado, no podemos desconsiderar la importancia del acogimiento y del interés, del estímulo y del entusiasmo que deben nortear los núcleos espiritistas ante la evangelización.

Que dirigentes y directores, colaboradores, directos e indirectos, prestigien siempre más el atendimiento a niños y jóvenes en los agrupamientos espíritas, sea adecuándoles dicha tarea al ambiente, adaptando o, aun, improvisando medios, de tal suerte que la educación infantojuvenil se efectúe, se desenvuelva, crezca, ilumine…

Es imperioso que se reconozca en la educación de las almas una tarea de la más alta expresión en la actualidad de la Doctrina Espírita. Por encima de las nobles realizaciones de la asistencia social, su acción preventiva evitará caídas en el error, nuevos desastres morales, responsables de mayores pruebas y sufrimientos en adelante, en los panoramas del dolor y lágrima que compungen a la sociedad, persiguiendo las pagas de la asistencia o del servicio social, públicos y privados.

¡Eduquemos por amor!

Ayudemos a todos, favoreciendo sobretodo al niño y al joven un mejor posicionamiento ante la vida, de cara a la reencarnación.

Solamente así plasmaremos desde ahora las bases de una nueva Humanidad para el mundo venidero.

Es de suma importancia amparar a las almas a través de la evangelización, colaborando de forma decisiva junto a la economía de la vida para cuantos deambulan por las calles existenciales.

Y no dudemos de que el niño y el joven educados ahora son, indudablemente, aquellos ciudadanos del mundo, conscientes y alertados, conducidos para construir, a través de sus propios esfuerzos, los verdaderos caminos de la felicidad en la Tierra

Guillon Ribeiro

(Página recibida en 1963, durante el 1o Curso de Preparación de Evangelizadores — CIPE, realizado por la Federación Espírita del Estado de Espírito Santo, por el médium Júlio Cezar Grandi Ribeiro).

Traducción: Johnny M Moix

Deja un comentario »